Introducción

En un contexto de financiarización acelerada, no cabe duda de que el acceso a servicios financieros adecuados es clave para que quienes viven en situación de pobreza logren sobrevivir en los contextos de vida actuales (para ahorrar, depositar, cambiar cheques, recibir transferencias gubernamentales, adquirir crédito, recibir remesas, hacer pagos, etc.). Sin embargo, los servicios financieros que se ofrecen a la población de bajos recursos (quien cuenta con ingresos irregulares, protección social débil, etc.) no siempre han sido servicios de calidad a precios bajos. En tanto que los acercamientos de microfinancieras comerciales han resultado en competencia agresiva y han sido de muchas maneras nocivos para los más pobres (en particular por el sobre-endeudamiento que favorecen) otros actores han mostrado preocupación al buscar un balance entre su misión social y la sustentabilidad financiera. Los retos incluyen el acceso a financiamiento, regulación adecuada, balance entre crecimiento y calidad de servicios y la posibilidad de crecer.

IMG_6791
Los participantes de distintas instancias acordaron como uno de los objetivos del satélite crear un espacio para hablar sobre alternativas de inclusión financiera.

 

CONFERENCIA inclusiones glogster

Consulta las ponencias: http://edu.glogster.com//glog/56305038

 

Anuncios

Las ponencias

Seminario

“Dilemas actuales en torno a las inclusiones financieras” 

CIESAS Occidente

Guadalajara, México.

CIESAS

IMFTI

Universidad de Ginebra.

  

Coordinadoras:

Dra. Magdalena Villarreal, CIESAS Occidente

Dra. Solène Morvant-Roux, Universidad de Ginebra

Dra. María Elisa Balen, Universidad Nacional de Colombia

Seminario “Dilemas actuales en torno a las inclusiones financieras”

Lunes 15 de mayo de 2017, CIESAS Occidente

PROGRAMA

Consulta las ponencias: http://edu.glogster.com//glog/56305038

Inauguración

 Dr. Agustín Escobar, CIESAS Occidente.

Conferencia Magistral, Diseño e Implementación de Estrategias de Inclusión Financiera: Una visión desde el caso Colombiano”, Carlos Alberto Moya Franco, Alliance for Financial Inclusion, Colombia

Mesa 1: Esfuerzos en torno a la digitalización y sus efectos

Mesa 2: Inclusiones financieras “desde abajo”

  • “Bancarización de migrantes, sus familias, comunidades y remesas: Estrategia de Inclusión Financiera”, Isabel Cruz, Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social.
  • “Economía Social y Solidaria, Inclusión Financiera y Desarrollo Territorial: el caso del Banco Palmas”, Leandro Morais, Universidad Estatal Paulista, Consultor externo OIT.

Mesa 3: Implicaciones de las Inclusiones Financieras

Conferencia Magistral, “La explotación financiera de los trabajadores de la economía popular argentina”, Alexandre Roig, Universidad Nacional de San Martín.

Sistematización del Seminario. “Dilemas actuales en torno a las inclusiones financieras”

Lunes 15 de mayo de 2017, CIESAS Occidente

La discusión en el seminario fue de gran riqueza. Algunos de los presentadores y asistentes mostraban escepticismo hacia la inclusión financiera, mientras que otros lo consideraban un camino sólido hacia el desarrollo. En estas páginas buscamos proporcionar una síntesis de estas discusiones, destacando los puntos centrales en torno a los dilemas que enfrentamos con respecto a la inclusión financiera.

Organizado por el CIESAS (Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Social) del Occidente de México, el IMTFI (Instituto para el estudio del Dinero, la Tecnología y la Inclusión Financiera de la Universidad de California en Irvine) y la Universidad de Ginebra, constituyó uno de los eventos que marcaron el lanzamiento de un satélite del IMTFI en América Latina. Los participantes incluyeron a miembros de instituciones responsables del diseño e implementación de políticas públicas, tales como Carlos Alberto Moya, coordinador regional de la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI por sus siglas en inglés) y Nancy Esthela conde del Banco Central del Ecuador, además de miembros de asociaciones sociales tales como Mariana Carmona e Isabel Cruz de la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (AMUCSS) en México y Leandro Morais de la Universidad Estatal Paulista (UNESP) en Brasil, así como académicos como Alexantre Roig de la Universiad de San Martín en Argentina, Solène Morvant de la Universidad de Ginebra, Maria elisa Balen de la Universidad Nacional de Colombia, Úrsula Dalinghaus del IMTFI, clement Crucifix de la Universidad de Lovaina en Bélgica, y Enrique García y Magdalena Villarreal del CIESAS en el Occidente de México. El evento está videograbado en El Canal de You Tube del CIESAS Occidente.

La Inclusión financiera parece estar en boca de todos en estos días, tanto en América Latina como en otros continentes. Sin embargo lo que para un presentador se trataba de una política de bancarización visualizada como el vehículo para un desarrollo económico y social positivo, para otro era una reificación de jerarquías sociales a través de tasas de interés. Un tercer presentador inscribió la inclusión financiera en una genealogía de desarrollo fallido tras la crisis del microcrédito, preguntando si se trata simplemente de otra desviación de las discusiones sobre el cambio estructural en nuestros sistemas económicos. Otros presentadores discutieron sus ventajas en el contexto de la escalación de divisas alternativas en Brasil o de los migrantes mexicanos que temen que la deportación bajo la administración de Trump puede implicar la pérdida de sus ahorros si no tienen una manera confiable de enviarlas a sus países de origen, o más bien de mantenerlas a su nombre independientemente de dónde estén. Otros mostraban escepticismo con respecto a las metas explicitas de la inclusión financiera y lo que pudieran ser sus objetivos implícitos ya sea en términos de gobernanza, de favorecer ciertas industrias financieras, o ambas. Dada esta complejidad, las implicaciones y definiciones de la inclusión financiera se destacaron como una cuestión aún por discutirse.

El las líneas siguientes, presentamos los resúmenes de las ponencias, para después pasar a un breve comentario de tres de los puntos centrales y la agenda que queda pendiente a estudiar.

IMG_6702.JPG

Inauguración a cargo del Dr. Agustín Escobar

IMG_6699

 

El Dr. Agustín Escobar, director general de CIESAS, planteó en la inauguración de este seminario la importancia de analizar en un contexto de mayor precarización, vulnerabilidad y desempleo, el papel crítico que las finanzas de los sectores populares tienen en el desarrollo y el bienestar de gran parte de la población de América Latina. Además, consideró necesario estudiar el papel, la función y el impacto que tienen las instituciones financieras comerciales, públicas y populares, en el manejo del dinero de los pobres, así como la regulación o no que se hace de éstas.

Para ello, apuntó, se requiere analizar los aspectos políticos, sociales y culturales que configuran estas instituciones, así como las relaciones que éstas establecen con el Estado y con los ciudadanos que son sus usuarios.

Finalmente, el Dr. Escobar subrayó la importancia de reflexionar en torno a las políticas de Inclusión Financiera fomentadas por el gobierno y sectores financieros particulares, así como los impactos que genera la bancarización en la vida económica y social de los pobres.

Conferencia magistral “Diseño e implementación de Estrategias de Inclusión Financiera: Una visión desde el caso colombiano”, de Carlos Alberto Moya

IMG_6727

 

La primer Conferencia Magistral estuvo a cargo de Carlos Alberto Moya Franco, coordinador regional para América Latina y el Caribe de la Alianza para la Inclusión Financiera (AFI), quien planteó el tema del  “Diseño e implementación de Estrategias de Inclusión Financiera: Una visión desde el caso colombiano”. Para iniciar su presentación, Moya planteó la función de AFI, alianza global que desde el 2008 guía el desarrollo e implementación de la política y regulación de la Inclusión Financiera en 194 países miembro de esta alianza, quienes intercambian experiencias y conocimientos.

Por Inclusión Financiera, refirió Moya,  se entiende el acceso asequible, oportuno y adecuado a una amplia gama de servicios y productos financieros regulados, dirigidos a los distintos segmentos poblacionales a través de enfoques innovadores y acordes a la situación y necesidades de la población. Debido a su amplitud y complejidad, señaló que la Inclusión Financiera se aborda desde cuatro ópticas: Acceso (capacidad de uso, proximidad física, asequibilidad de precios y barreras de apertura de cuenta), Uso (productos y servicio financieros realmente utilizados, regularidad, frecuencia y duración de uso), Calidad (Productos ajustados a las necesidades de los clientes) y, Bienestar (efectos en la vida económica y social de los usuarios).

Moya planteó que la Inclusión Financiera es un reto global, ya que se calcula que menos de la mitad de la población no tiene acceso a servicios financieros, así como que existe una brecha importante entre el acceso y uso  que la población hace de éstos. La importancia de que los gobiernos promuevan una Política Nacional de Inclusión Financiera, subrayó Moya, radica en que se ha encontrado que existe una relación directa entre ésta y el nivel de desarrollo alcanzado por un país, así como que ésta puede contribuir a reducir y superar la pobreza (promoviendo un mayor nivel de ahorro en los hogares, mitigando riesgos e impactos de choques adversos, así como fomentando el desarrollo de actividades productivas).

Particularmente, Moya presentó los avances que en materia de Inclusión Financiera se han dado en Colombia. Señaló que a partir de la creación del programa de la Banca de Oportunidades en 2006 y del lanzamiento de la Estrategia Nacional de Inclusión Financiera en 2014, se ha logrado un incremento de 61% en el número de adultos que manejan algún producto financiero, así como una cobertura de servicios financieros en el 100% de los municipios colombianos, principalmente, a través de los corresponsales bancarios.

Entre las lecciones aprendidas a partir del caso colombiano, Moya destacó: la relevancia de que la Política de Inclusión Financiera sea una política de Estado que trascienda los gobiernos en turno, la necesidad de impulsar marcos regulatorios adecuados, así como brindar incentivos monetarios que ayuden a catalizar el mercado financiero.

Moya cerró su presentación subrayando los retos que en materia de Inclusión Financiera enfrentan los gobiernos latinoamericanos. Entre éstos destacó: Incrementar el uso de servicios financieros, producir mayor capilaridad de los servicios financieros en el sector rural, adoptar el concepto de finanzas verdes, así como eliminar la brecha de género en el uso de servicios financieros.

moyapresentación

“Más allá de las microfinanzas. ¿La inclusión financiera universal como medio de inserción de las periferias globales?”, de Solène Morvant-Roux y Mariana Carmona

La primera presentación estuvo a cargo de  Solène Morvant-Roux y Mariana Carmona Ambriz, quienes presentaron la ponencia de  “Más allá de las microfinanzas. ¿La inclusión financiera universal como medio de inserción de las periferias globales?”. Las ponentes subrayaron que después del desencanto provocado por las microfinanzas debido a su limitada cobertura y su enfoque hacia el endeudamiento, se ha apostado por la digitalización de los apoyos sociales como la nueva palanca de la inclusión financiera. Actualmente, apuntan, en más de once países de América Latina se ha bancarizado a las beneficiarias de programas sociales y se ha digitalizado la entrega de sus apoyos. En México se les ha ofrecido también a las titulares de programas sociales el acceso a crédito, ahorro y seguros.

Este proyecto estatal implica, refirieron las ponentes, un discurso moralizador en torno a las prácticas monetarias y financieras de las mujeres pobres. Es decir, parte de que la pobreza tiene sus raíces en comportamientos financieros inadecuados o arcaicos, que es necesario modificar o eliminar, además de poner el acento en la individualización de las prácticas de ahorro y protección social.

Bansefi, Banca de Desarrollo mexicana, es la encargada de operar el componente de inclusión financiera de los programas sociales de gobierno. Es decir, cuenta con una cartera de más de seis millones de titulares bancarizadas a través del programa Prospera.

Las ponentes se cuestionan si esta bancarización por decreto ha resultado realmente en un proceso óptimo de inclusión financiera. Particularmente, cuando estadísticas en la materia (ENIF, 2015), refieren que las mujeres bancarizadas en el medio rural tienen una baja utilización de servicios financieros de ahorro y crédito. La mayoría utiliza sus cuentas sólo para retirar dinero. Muchas de estas mujeres continúan utilizando servicios de ahorro y crédito informal, además de realizar sus compras en efectivo. Generalmente, sólo se recurre al crédito formal para invertir en alguna actividad productiva que permitirá asumir esa deuda (los montos solicitados se relacionan directamente con la actividad productiva a realizar). En casos de emergencia, las personas prefieren hacer uso de sus ahorros y de préstamos a través de sus redes sociales. Se recurre al crédito formal cuando la cantidad para hacer frente a esa eventualidad requiere varias fuentes de financiamiento.

Las ponentes subrayaron que la decisión de bancarizar a mujeres beneficiarias de Prospera a través de Bansefi no permite solventar el tema de la proximidad y accesibilidad a los servicios financieros y presenta un sesgo hacia al crédito y no al ahorro. Además, las ponentes observan que los montos de los créditos ofertados por Bansefi son muy bajos y  no guardan relación con la demanda de crédito que éstas necesitan de acuerdo a las actividades productivas que desempeñan. Es decir, subrayan las ponentes, estos créditos sólo sirven para suavizar el consumo o como una fuente de recursos ante una emergencia. El hecho de que el crédito no contribuya a la generación de ingresos, puede incidir en generar círculos de endeudamiento continuo y empobrecimiento.

Al ser créditos tan bajos no eliminan la necesidad de recurrir a financieras privadas que cobran intereses altos. No resuelve el problema de endeudamiento con financieras particulares. En ese sentido, las ponentes cuestionan si el Estado no sólo debería apostar por competir con la banca privada y sustituir su oferta, sino que también debería ocuparse de regular y transparentar de manera más rigurosa esta banca.

streetview

En la primera ponencia se habló de la importancia de ofertar servicios financieros en distintas poblaciones, lo que ayudaría a mejorar la accesibilidad. Google maps.

Finalmente, las ponentes subrayaron la necesidad de ofertar servicios financieros flexibles y adaptados a las dinámicas financieras de las distintas poblaciones locales. Sólo de esta forma se logrará no sólo cumplir metas de “acceso” sino también de uso y calidad. Las ponentes cuestionaron por qué el Estado no implementa estrategias de inclusión financiera (tales como lo fue el caso de PATMIR, que ha fomentado con éxito el crecimiento del mercado). Cuestionaron también la creación de un monopolio a través de Bansefi, quien tiene en las usuarias de programas sociales una población cautiva.

solenepresentacion

 

“Esfuerzos en torno a la digitalización y sus efectos”, de Nancy Esthela Conde

La segunda presentación estuvo a cargo de Nancy Esthela Conde Castillo, del Banco Central de Ecuador, quien presentó el trabajo de “Esfuerzos en torno a la digitalización y sus efectos”.  Para  iniciar su presentación Nancy refirió la base legal de la inclusión financiera en Ecuador, misma que se deriva de lo establecido en la Constitución de la República desde el 20 de octubre de 2008, así como los antecedentes  que la han configurado, tales como:  la Carta Iberoamericana de Gobierno Electrónico en 2007 (promueve la inclusión y la igualdad de oportunidades para acceder a los beneficios que procura la sociedad del conocimiento) y, la Declaración Maya sobre Inclusión Financiera en 2011 (Suscrita por miembros de la Alianza para la Inclusión Financiera que establece compromisos medibles para aumentar el acceso a servicios financieros formales).

A partir de ello, el gobierno estableció en su Plan Nacional de Desarrollo 2009-2013, objetivos y políticas que permitieran lograr la inclusión financiera y la consolidación de un sistema económico, social, solidario y sostenible. Una de las acciones a destacar en este marco es la aprobación del Código Orgánico Monetario y Financiero en 2014, ya que éste viabilizó la participación e incorporación al Sistema Financiero de Ecuador al “sector popular y solidario”: Cooperativas de Ahorro y Crédito, Cajas y Banca Comunal.

Por su parte, el Banco Central de Ecuador tiene entre sus funciones la responsabilidad de “Fomentar la Inclusión Financiera, incrementando el acceso a servicios financieros de calidad, en el ámbito de su competencia”, a través de la mejora e innovación de productos para atender a los segmentos más vulnerables y excluidos de la población.

A partir de estas reformas se ha logrado: incrementar  en un 57% el número de transacciones realizadas en el sector cooperativo, el incremento de un 14.4% en el número de transacciones electrónicas, la sustitución de medios físicos por medios electrónicos para la realización de transacciones, así como la bancarización de madres dentro del Sistema Único de Pensiones Alimenticias.

Entre los nuevos servicios financieros implementados destaca: El dinero electrónico “Efectivo desde mi Celular”, como medio de pago y transferencia a través de dispositivos móviles y electrónicos, ya que reduce costos transaccionales, elimina las barreras de acceso al sistema financiero y, crece conforme al desarrollo de la telefonía móvil. Efectivo desde mi celular contribuye a realizar transacciones comerciales de manera rápida y segura desde cualquier teléfono celular -sin importar la tecnología y operadora que se maneje y sin gastar crédito o utilizar internet-. Este sistema de pago cuenta con un sistema de seguridad con claves personales.

compra-internet61

InformaticaSeo

Hasta mayo de 2017 se habían activado más de 335,375 cuentas transaccionales en la plataforma de dinero electrónico y se habían realizado transacciones por más de 8.4 millones de dólares.

La ponente concluyó que es necesario que el Estado continúe impulsando la Estrategia de Inclusión Financiera, además de ofrecer a la población Educación Financiera constante y la protección de los derechos de usuarios financieros. Finalmente, Nancy Conde subrayó la importancia de  que los gobiernos también mejoren y actualicen constantemente los sistemas de seguridad relacionados con los servicios financieros electrónicos.

 

“La revolución de banca móvil que no ha sido: transferencias de gobierno a personas e inclusión financiera en dos áreas rurales de Colombia”, de María Elisa Balen

IMG_6756

En la tercer ponencia, María Elisa Balen presentó el tema de “La revolución de banca móvil que no ha sido: transferencias de gobierno a personas e inclusión financiera en dos áreas rurales de Colombia”. Para iniciar su presentación la ponente hizo referencia del contexto socioeconómico de Putumayo y Montes de María en Colombia, regiones en donde realizó su investigación, así como de la metodología utilizada, centrada principalmente en la revisión de documentos oficiales y prensa, así como en entrevistas y discusiones sobre el conocimiento y la regulación de la banca móvil.

María Elisa encontró que existen muchas barreras en el uso de la banca móvil debido a tres factores. El primero es la falta de conocimiento respecto a procedimientos y cambios de intermediarios; el segundo, la falta de organización en cuanto a cómo brindar información y la inadecuada estructura de atención y; el tercero, el tema de la confianza, ya que la gente teme a fraudes, al uso de claves, a la demora o fallas en el envío de mensajes, así como a la posibilidad de disponer de recursos cuando el sistema está “caído”.

Si bien, los teléfonos móviles están muy presentes en las prácticas de protección de las familias, apuntó la ponente, hay desconocimiento en torno a esta tecnología y su uso se supedita a un medio para realizar pagos de gobierno, es decir, no se ha adoptado de forma más amplia esta tecnología. Frente a este contexto muchas familias, señala María Elisa, prefieren las alternativas financieras que ya conocen, es decir, en las que la comunidad ha construido una confianza rutinaria, tales como el “dinero acompañado” y el ahorro a través de inversiones en especie.

 

 

 

balenpresentacion

“De-Cashing or Cashing in? Implications of India’s demonetization move for global debates on the future of cash”, de Úrsula Dalingahus

La cuarta ponencia de la mesa: ‘De-Cashing or Cashing in? Implications of India’s demonetization move for global debates on the future of cash’,  fue presentada por Úrsula Dalingahus, quien abordó el tema del creciente impulso del dinero digital en el mundo desde diferentes centros financieros y políticos a nivel internacional. Úrsula subrayó que la “guerra contra el efectivo”, se sustenta en discursos que señalan este medio como vía para la inclusión financiera de los pobres, así como para combatir el lavado de dinero, el financiamiento terrorista y la evasión de impuestos.

India-conflicto-diplomatico-dinero-efectivo_EDIIMA20161207_0317_4

eldiario.es

Contrario a estos beneficios, señala la ponente, los discursos oficiales subrayan que el uso de dinero en efectivo contribuye a realizar intercambios financieros anónimos y que no dejan rastros, además de resultar más costosos. Por ello, apunta Úrsula, se han diseñado toda una serie de políticas que buscan promover y desincentivar el uso del dinero en efectivo, ya que éste es el principal obstáculo a combatir en la adopción de finanzas y medios de pago digitales.

Lo cierto es, señala la ponente, que la eliminación del dinero en efectivo tiene diversas implicaciones que es necesario analizar, ya que éste es parte de la vida financiera cotidiana y un “bien público”  en todas las comunidades del mundo, por lo que su eliminación puede interrumpir o desestabilizar toda una serie de prácticas, significados sociales y economías monetarias. No obstante estos cambios monetarios son negociados por las cúpulas financieras y políticas, quienes tienen voz y saturan con su visión el debate público en torno al tema. Por ello, Úrsula subrayó la importancia de que los científicos sociales acudan a diferentes actores para conocer las experiencias y percepciones en torno a los cambios monetarios y tecnológicos relacionados con el dinero.

Úrsula se refirió especialmente al proceso de desmonetización que ha tenido lugar en la India. La ponente subrayó las acciones que se han establecido para eliminar el efectivo, así como las narrativas que se han generado al respecto durante los años 2016 y 2017. Úrsula refirió algunas de las historias y percepciones que la gente tiene al respecto, así como la manera en que ha negociado y experimentado este cambio.

 

Ursula Dalingahus presentación

“Bancarización de migrantes, sus familias, comunidades y remesas: Estrategia de Inclusión Financiera”, de Isabel Cruz

La segunda mesa del seminario abordó el tema de las Inclusiones financieras “desde abajo”. La primera ponencia “Bancarización de migrantes, sus familias, comunidades y remesas: Estrategia de Inclusión Financiera” estuvo a cargo de Isabel Cruz, quien dirige la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social. Isabel partió de apuntar la importancia de las remesas para la economía de millones de hogares mexicanos, así como a dar cuenta de las características de éstas (montos, periodicidad, medios de transferencia) y de las comunidades receptoras.

La ponente subrayó que el envío de remesas implica al año más de 100 millones de operaciones a través de 180 instituciones remesadoras. Las remesas que envían los migrantes se distribuyen entre cerca de 50 mil puntos de recepción y distribución. No obstante, señaló Isabel, los migrantes enfrentan comúnmente una doble exclusión financiera, ya que no cuentan con acceso a servicios ni en su país de origen ni en el país receptor. Dentro de la población migrante, el sector más excluido es el de los migrantes indocumentados.

De igual forma, refirió la ponente, los receptores de las remesas, es decir, los familiares de los migrantes, son una población que generalmente no tiene acceso a servicios financieros formales. De acuerdo con la ENIF (2015), el 59.5% de éstos no tiene una cuenta bancaria y, el 78.9% no tiene acceso a crédito formal.  El 54.6% de las personas que reciben recursos del extranjero lo hacen a través de remesadoras y tiendas departamentales. Isabel subrayó que las comunidades de origen de los migrantes enfrentan una fuerte exclusión financiera y falta de desarrollo.

El sector de la Banca Social ha subrayado la relevancia de que los migrantes accedan a servicios financieros en los EEUU y en México, como un medio clave para la protección del ahorro y el patrimonio de esta población, así como para el envío de remesas y la realización de inversiones. Isabel presentó la iniciativa que desde la Banca Social se está formulando con este objetivo, la  “Operación Confianza-Monarca”, cuyo principal propósito es la bancarización de migrantes y receptores, en el contexto de sus comunidades. Para ello, resulta fundamental que todos éstos tengan acceso a internet y telefonía celular, ya que se busca vincular el envío de remesas con medios de pago digitales.

migrante

Isabel Cruz dijo en la primera ponencia que los migrantes sufrían doble exclusión financiera, es decir que no tenían servicios de este tipo en sus países de origen ni en el receptor. mientrastantoenmexico.mx

“Economía Social y Solidaria, Inclusión Financiera y Desarrollo Territorial: el caso del Banco Palmas”, de Leandro Morais

En la segunda ponencia, Leandro Morais presentó el tema de “Economía Social y Solidaria, Inclusión Financiera y Desarrollo Territorial: el caso del Banco Palmas”. Leandro contextualizó la relevancia de la Economía Social y Solidaria en los tiempos actuales de crisis económicas, financieras, sociales y ambientales. Frente a éstos, la economía social y solidaria promueve valores y respuestas desde la autogestión, la solidaridad, la participación social y la emancipación.

IMG_6767

A través de la economía social y solidaria se promueven prácticas que generan dinámicas de articulación económica, política, social y territorial. Entre éstas, Leandro destacó: la generación de empleo y renta, el fortalecimiento de lazos territoriales, la creación de espacios públicos para la discusión y resolución de problemas, así como la emancipación de grupos marginados.

La economía social y solidaria, apuntó el ponente, debe estructurarse como una política de Estado y no de gobierno. De esta forma se pondrán enfrentar de mejor manera las fragilidades y debilidades que afectan o inciden en la economía social y solidaria. Entre éstas destacó: la inclusión financiera.

Entre las iniciativas que se han hecho en este sentido, Leandro analizó la experiencia del Banco Palmas en Brasil. Este banco comunitario brinda servicios de apoyo financieros a través de redes comunitarias orientadas a generar empleo e ingresos en zonas marginadas a partir de la reorganización de las economías locales de producción y consumo que toman como base los principios y valores de la economía social y solidaria.

A través del Banco Palmas, subrayó el ponente, se brinda apoyo a iniciativas de la economía social y solidaria en sus diversos ámbitos, tales como: pequeñas empresas productivas, prestación de servicios, soporte y comercialización de pequeñas economías populares. El banco ofrece crédito para el consumo local, utilizando una moneda social local y, otro crédito para la producción, utilizando la moneda oficial brasileña. La mancuerna de estas dos líneas de crédito estimula la creación de una red local de producción y consumo, promoviendo el desarrollo endógeno del territorio. El impacto de esta iniciativa y su sostenibilidad financiera, enfatizó Leandro, han contribuido a obtener distintos subsidios y apoyos.

Entre sus nuevos retos, Banco Palmas se encuentra trabajando ya en la digitalización de las transacciones financieras y en el uso de una moneda social electrónica. A través de esta red, sin burocracia y con un menor costo, se realizan envíos de dinero y pagos a terceros: desde empresas locales, como servicios públicos.

Finalmente, Leandro concluyó que los principales desafíos de esta iniciativa y, en general, de la economía social y solidaria son: ampliar la aceptación, confianza y legitimidad de estas prácticas económicas y financieras, fortalecer la gestión y sostenibilidad de los Bancos Comunitarios y la circulación de monedas sociales, así como ampliar la gama de asesoramiento técnico del banco y apuntalar políticas públicas dirigidas al ecosistema emprendedor solidario.

 

 

“Implicaciones de las Inclusiones Financieras”, de Clément Crucifix

IMG_6791

En la tercera mesa del seminario, “Implicaciones de las Inclusiones Financieras”, Clément Crucifix realizó la primera presentación, cuestionando cómo se pueden pensar y analizar los historiales de crédito y la misma institución del buró de crédito desde la antropología. El ponente señaló la importancia de estudiar cómo las distintas iniciativas de inclusión financiera influyen en las prácticas económicas locales, reconfigurando redes de poder, solidaridad y dependencia a nivel comunitario.

Clemént presentó la experiencia de investigación realizada en la Sierra nororiente de Puebla, México. La “nueva ruralidad”, apuntó el ponente, caracterizada por una economía pluriactiva y la mayor dependencia de nuevas fuentes de ingreso y liquidez, han reconfigurado las economías rurales.

En este contexto, aparecen los promotores o agentes de crédito como un actor social fundamental, encargado de producir un mercado para las microfinanzas. Su trabajo consiste en otorgar y cobrar los créditos. Empero, para reducir los riesgos, utilizan como fuente de información el buró de crédito y los historiales de pago.

A partir de éste y otros indicadores subjetivos, los promotores adjudican a las personas la etiqueta de clientes “de confianza”, “buenos pagadores”, o bien de “morosos”, “malos pagadores”.  Es decir, a partir de números y datos se establece la identidad del otro, se “mide” al sujeto.

Las personas que son sujeto de crédito, apuntó Clémet, cuentan con un capital financiero que funge a la vez como un capital social y político, ya que tienen la capacidad de “hacer favores”, es decir, servir de avales, o bien, fungir como prestanombres para la obtención de créditos. De esta manera, los “buenos pagadores” se convierten en intermediarios entre los sujetos de crédito y las instituciones microfinancieras.

A través del manejo de créditos y deudas se generan redes de dependencia y de favores a nivel comunitario. No obstante, para forjar esta red, el “buen pagador”, debe asumir el riesgo de pagar la deuda de otro, pues reconoce la importancia de conservar un buen historial, ya que éste le permite hacer y devolver favores.

Clément Crucifix presentación